27 de agosto de 2011

Alphonse Leroy


Jacques-Louis David (1748-1825). Retrato del doctor Alphonse Leroy (1783)
Óleo sobre lienzo. 72 x 91 cm.
Musée Fabre. Montpellier (Francia)

A principios del pasado mes de julio, cuando acabábamos una de nuestras intensas reuniones de evaluación de exámenes, le pedí a mi amigo Juan V. Fernández de la Gala que me permitiera "transcribir" (dicho así suena mucho mejor que "copiar") una de sus entradas en KIRCHER LANDSCAPE: la que trata sobre el retrato que Jacques-Louis David (1748-1825) le hizo al doctor Alphonse Leroy (c.1742-1816). Quería incluirla en mi blog Medicina y Arte. Él amablemente aceptó. Pero la publicación del profesor Fernández de la Gala me parece tan extraordinaria que ha dado pie a que haga realidad un proyecto que venía meditando desde antes: crear un nuevo blog dedicado específicamente a comentar retratos de médicos... Y no se me ocurre mejor modo de iniciarlo que con la siguiente lección magistral. Gracias Juan.


"El cuadro salió de la mano hábil de Jacques-Louis David hacia 1783. La humanidad del doctor Alphonse Leroy, el ginecólogo que atendió el nacimiento del hijo del pintor, llena de tonos cálidos el cuadro. Así que no sólo estamos ante un retrato, sino también ante el testimonio de un padre agradecido al médico que atendió a Madame David en el parto. 
La textura de la seda y sus brillos en el batín que viste el ginecólogo están magníficamente logrados. Una vestimenta informal, por la que asoman, elegantes, los lazos y puñetas de la camisa. No lleva la habitual peluca empolvada, sino un exótico turbante, con los mismos tonos del tapiz que cubre la mesa. Dominan los rojizos, los blancos y los azules: los colores de la República Francesa. No en vano David fue amigo personal de Robespierre. 
Intuimos el rango social y el prestigio del personaje retratado, pero también el comedido ascetismo en el mobiliario y la desnudez de ornamentos de alguien que ha entregado su vida a la ciencia. Lo imaginamos habituado a trasnochar, no sabemos si por los ritmos que impone la vida social, los avisos de partos imprevistos o el insomnio creativo de alguien como él, acostumbrado a reflexionar en muchas duermevelas. 
A su lado, un quinqué lleno de aceite, pero extrañamente apagado, quizá porque, tras una noche de trabajo, la luz del nuevo día empieza a insinuarse ya en las ventanas. El trazo de sombra rectilíneo sobre el papel, el rostro y el turbante iluminados, nos permiten adivinar incluso la posición de esa ventana, algo alta, delante de su mesa, casi como si nosotros alcanzásemos la estancia. Su brazo izquierdo se apoya seguro en un libro de Hipócrates: Morbi Mulierum (Las Enfermedades de las Mujeres) en el que vemos incluso asomar un registro de lectura, improvisado con una tira de papel cortada a mano. 
Su mano derecha suspende la pluma de ave que acaba de sumergir en el tintero. Ante él, un pliego de papel recoge sus reflexiones en la última madrugada, brevemente detenidas en una pausa mientras nos mira. Nos queda, sin embargo, el convencimiento de que Leroy volverá a retomar la escritura interrumpida si nos quedamos un momento en silencio. Estaba preparando entonces su libro La Médecine Maternelle (1803) y los pinceles de Louis David lo han inmortalizado para siempre en ese empeño. Guardemos silencio, querido lector, y dejémosle seguir en su tarea."


Respetando el silencio que rogaba el doctor Fernández de la Gala, apenas roto por el tecleo del ordenador, algunos comentarios vinieron a enriquecer su hermoso discurso. Así, nuestro común amigo, el doctor José Manuel Brea, señalaba la ausencia de la mano izquierda en el retrato; a lo que la doctora Laura Munoa respondía, aportando un texto tomado de la documentación que ofrece el propio Museo Fabre: "Alphonse Leroy avait perdu un bras à la suite d'une piqure [sic] anatomique. David disposa habilement une manche qui laisse croire à la présence du bras manquant." Es decir, que el médico había perdido ese brazo, probablemente amputado, a causa de la grave infección sufrida por un "pinchazo" en el curso de su ejercicio profesional... Y el pintor lo disimulaba en su composición de la escena. Exquisita delicadeza, la que mostró David, y admirable la profesionalidad de Leroy -como apostillaba Fernández de la Gala- porque ¡qué difícil debe ser ejercer para un obstetra manco!


Todo ello se puede leer íntegramente, en su versión original, en el enlace a la entrada que publicó Juan V. Fernández de la Gala, el pasado 20 de febrero, con el sugestivo título de "Trasnoche".


Hoy, 27 de agosto de 2011, mi padre hubiera cumplido 80 años. A él le dedico este blog.



17 comentarios:

  1. Este va a ser un blog muy interesante. Individuos a lo largo de todos estos siglos no le van a faltar.
    Le sigo. ¿Donde? ;-)

    ResponderEliminar
  2. Aquí me tienes, querido Francisco; te felicito por esta iniciativa y por la preciosa dedicatoria. La entrada me ha gustado muchísimo.
    Muchos besos de una devota seguidora!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Lorenzo. La verdad es que no faltan... Ya hemos conocido a un francés poco antes de la Revolución; luego iremos a los Estados Unidos, a finales del siglo XIX; después a la Grecia clásica; más tarde a Austria en tiempos del Imperio... ¿Qué le parece? Iremos despacito, uno cada mes, para disfrutar el viaje. Estaré encantado de su agradable compañía.
    Muchas gracias por los comentarios y por la confianza puesta en este blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Lola, querida amiga, tu presencia aquí es imprescindible. Ya eres parte fundamental en mis blogs y, desde ahora, te dedico la entrada sobre el médico austriaco (la cuarta de esa relación que le he enumerado a Lorenzo). Ya verás por qué...
    Mientras tanto, muchas gracias por haberte fijado en la dedicatoria del blog (que para mí es muy especial), por estar siempre y por todo.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Ánimo y adelante, doctor Doña, con todos estos personajes tan interesantes. Si el rostro - han dicho - es el espejo del alma, los rostros de estos retratos son espejos de la historia de la medicina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, José Julio. Esos ánimos son muy necesarios.
    Me ha gustado tanto tu frase que he decidido copiarla en la cabecera del blog. Con tu permiso, espero.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  7. Muy agradecido, doctor Doña, por incluir esta frase como cabecera de este importante blog.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Interesante decripción de este retrato. Parece que casi estuviéramos viendo al personaje real en carne y hueso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. El agradecido soy yo, maestro. La frase refleja perfectamente el sentido que he querido darle a este blog, y para mí es un honor tenerla en la cabecera.
    Gracias, José Julio.

    ResponderEliminar
  10. Todo el mérito es del profesor Fernández de la Gala, Carmen, cuyo blog principal, KIRCHER LANDSCAPE, puedes encontrar en la columna lateral de éste o en los enlaces que he dejado en el texto.
    No obstante, le felicitaré de tu parte y yo te doy las gracias, por la parte que me toca.
    ¡Feliz domingo y feliz semana!

    ResponderEliminar
  11. Bonita entrada, visitaré KIRCHER LANDSCAPE.

    ¡Le felicito! ¡Nos va a deleitar con un tercer blog!

    No me cabe la menor duda de que éste será, mínimo, igual de interesante y constructivo que sus otros dos hermanos.

    Suerte y ánimo con el proyecto, lo seguiré de cerca.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, Irene, por acompañarme en este nuevo proyecto, que empieza a hacerse realidad. Estoy encantado de contar contigo aquí también.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Sigues asombrándose, querido Francisco, con tu capacidad bloguera y tu energía creadora. Está visto que no hay dos sin tres, aunque este tercer “hijo” parezca una ramificación monotemática de “Medicina y Arte”. Ahora podrás centrarte en los protagonistas de la medicina, formen parte o no de su historia.
    Un abrazo y suerte con esta tercera andadura.

    ResponderEliminar
  14. Y naturalmente, amigo mío, me uno al homenaje a tu padre.

    ResponderEliminar
  15. Lo has explicado perfectamente, amigo José Manuel. ¡Esa es la idea!

    A sabiendas de que esta "ramificación" disminuirá la frecuencia de publicaciones en cada blog, y eso es un inconveniente (por lo que intentaré no hacerlo más), el tema de los "retratos de médicos" da para mucho... En el próximo hablaré de una -para la mayoría de nosotros prácticamente desconocida- norteamericana, luego -cómo no- de Hipócrates y después sobre un austriaco, cuya entrada ya le he dedicado a nuestra querida amiga Lola; pero que, estoy seguro, será también de tu agrado. Mi intención es seguir trabajando igual y publicando una entrada cada semana, alternando entre los tres blogs.

    Y muchas gracias por el recuerdo a mi padre...

    Camino del otoño, un todavía estival abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  16. Me siento muy honrado, amigo Paco, de haber servido de inspiración pare le comienzo de este nuevo blog. Gracias por el honor que me haces incluyendo mis comentarios al retrato de Leroy, el ginecólogo manco.
    Será un placer sorprenderse y disfrutar a cada entrada de este blog, como nos ocurre ya a todos con los dos anteriores.
    Incluyo el oportuno enlace desde el blog de Kircher y desde Vesalius.
    Un abrazo

    JV

    ResponderEliminar
  17. Fuiste tú, amigo Juan, quien me descubrió las interesantes posibilidades del blog. Con tu estímulo nació "Tiempo para la memoria". Y de ahí, a través de "Medicina y Arte", surge ahora este retoño.
    Gracias, por todo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...